domingo, 13 de noviembre de 2011

Diario: Clarín...

"Hernán Piquín: "Para mí bailar en ShowMatch es como bailar en el Bolshoi"
En
trevista
Hernán Piquín El bailarín que concursa en la pista de Tinelli interpreta en “Freddie” al cantante de Queen, con el que se siente identificado, salvo en los excesos.


Por Pedro Yrigoyen

No doy más”, dice Hernán Piquín mientras subimos en el ascensor a su casa de Palermo. Es uno de los más grandes bailarines de la Argentina y siente el peso del éxito en su cuerpo. No sólo baila en
ShowMatch haciendo pareja con Noelia Pompa -y actualmente con la locutora Marcela Feudale-, sino que también interpreta altico cantante de Queen en Freddie , un musical sobre su vida y obra. “El tiempo es un recurso escaso, Piquín, todos disponemos de las mismas 24 horas por día y cada uno las usa como más le gusta”. Y él, que baila apasionadamente desde los cuatro años, a eso lo dedica.

¿Cómo surgió la idea de “Freddie”? Hace un par de años Ricardo Aráoz, que es el director, me vino con la propuesta. Enseguida me enamoré de la historia y de su vida. Mi hermano es fanático de Queen y desde chico escuchaba su música. Dije que sí. Pero al poco tiempo tuve un accidente, volqué en el auto en noviembre del año pasado, y no pude hacerla. Me fracturé la clavícula, la quinta vértebra cervical, desapareció el disco, veinte puntos en la cabeza, fractura en el dedo... Fue feo. Supuestamente, por orden de los médicos no podía volver a bailar nunca más. Por dos milímetros, el latigazo del vuelco no me cortó la médula. Cabeza dura como soy, sin rehabilitación ni nada me fui a Italia a visitar a una amiga. Me habían ofrecido hacer El jorobado de Notre Dame . En un ensayo, me dijeron: “Mirá, esta parte la tenés que hacer vos”. La hice. Y sigo bailando. Tengo algunos dolores, pero si me pasa algo será arriba de un escenario. Es una gran felicidad poder hacerlo, y hacer de Freddie, mucho más. Cancelé fechas para poder hacerlo.

¿Te replanteaste cosas de tu vida a partir del accidente? Sólo me afectó físicamente, me duele mucho la espalda cuando bailo. Psíquicamente no, porque sigo bailando, manejando y todo. Al principio, cuando dijeron que ya no podía volver a bailar, me tomaba diez gotas de Rivotril por día para dormirme y no pensar. Pero volver a ver a mis amigos en Italia y San Francisco me hizo muy bien. Hoy, arriba del escenario me olvido de todo.

¿Qué fue lo que más te atrajo de Freddie? ¿Te identificás con él? Cuando me contaron la obra me sentí muy identificado. No en la parte de los excesos que él tenía, pero sí en su amor por el escenario. El público era parte de su vida. Subía y se transformaba. Yo soy un tipo que desde los cuatro años decidió ser bailarín y paralo más importante de esta carrera es estar arriba del escenario y que el público se emocione viéndome bailar, y que sienta lo que yo estoy sintiendo en ese momento. Es algo que siempre es distinto. Cuando se convierta en rutina digo basta. Tengo que sentir siempre la adrenalina del primer show de mi vida, o cuando entré al Colón, o cuando bailé en el Bolshoi de Moscú, o en la Opera de París.

¿La sensación es la misma en cualquier contexto? ¿Pasa lo mismo bailando en “ShowMatch”? La sensación es la misma. Tuve el privilegio de bailar al lado de Julio Bocca durante diez años, ser primer bailarín del Colón, en San Francisco, en Italia, París, Londres... Conocí muchos bailarines y escenarios. Tomé esta carrera con mucha disciplina y respeto. Es una carrera de mucho sacrificio que encomenzó con fuerza a los cuatro años.

Sos un poco como el personaje de “Billy Elliot”...

Todos los que llegamos a hacer algo somos un poco como él, enfrentamos los prejuicios del colegio, los chistes, gente que por un contrato te pide hacer otras cosas.

¿Qué cosas? Yo me fui de Londres porque me dijeron que si quería firmar contrato me tenía que acostar con el director. Tenía 16 años, llamé a mi vieja y me volví. Son cosas difíciles. Yo siempre tuve muy claro lo que que quería y cómo quería lograrlo. Mi carrera es absolutamente limpia, todo lo logré con honra. Parabailar en ShowMatch es como bailar en el Bolshoi de Moscú. Cada día es una función, lo vivo como un espectáculo. Mi meta es lograr que la gente que está en su casa se emocione con lo que estamos haciendo. Yo quería lograr con mi participación en ShowMatch algo parecido a lo que pasa en la película Cadena de favores , y no hablo monetariamente. Que la gente sea más conciente, y si ve alguien tirado en la calle baje y lo ayude. Yo aprendí mucho de eso trabajando con Julio y viviendo en San Francisco, donde la gente tiene una aceptación increíble por lo diferente. Ves parejas gay con los hijos de la mano por la calle, travestis que son cajeros de supermercados. Todo es común y aceptado... Acá la gente está mucho más abierta hoy, pero nos falta un camino por recorrer.

Volviendo a “Freddie”, ¿cuánto de actuación y cuánto de música tiene la obra? Son 19 temas de Queen y hay mucha actuación. Los bailarines somos una especie de actores. Tenemos que interpretar personajes. Si es El lago de los cisnes , serás eso, si es Le Corsaire , sos pirata...

¿Cómo es la trama de la obra? Empieza con Freddie muerto. Luego avanza sobre distintas etapas de su vida, desde su infancia en Africa -nació en Tanzania y su nombre original es Farrokh Bulsara-, hasta su adolescencia estudiando en un internado de Bombay, en India, donde un profesor abusó sexualmente de él. A su mujer la conoció en Londres, y luego de una secuencia un poco extraña en la que vio una persona con tacos, pensó que era una mujer y descubrió que era un hombre, decidió salir del closet. Después de esa imagen andrógina la mujer se fue de la casa y llegó el descontrol de la fiesta, la droga, el sexo y la orgía. Jugaba mucho con la muerte. Luego tiene su primer relación con un marinero y siempre lo rondan la conciencia, la muerte, el subconciente y la sombra. Al final le detectan el HIV y empieza su etapa de muerte y tristeza. Y la resurrección como mito.

¿Te gusta cantar? Sí, me lo imagino pero para más adelante. Ahora no tengo tiempo. Soy lanzado, pero para las cosas que puedo hacer bien, si no estoy seguro, espero. Me ofrecieron cantar y bailar para Freddie , pero no acepté.

Sabías que Lady Gaga se ofreció para ser cantante de Queen...

No, pero creo que Freddie hubo uno solo. Si te metés en su lugar empiezan las comparaciones. Me encanta Lady Gaga, pero sería otro grupo.

¿Qué otros artistas te gustan? Lo lírico, la canción italiana, Celine Dion, Andrea Bocelli, detesto la música ruidosa. No salgo mucho. De casa al teatro y del teatro a casa.

Qué poco tiempo deja eso para la vida personal, después decís que estás cansado...

Sí, pero no me arrepiento de nada. Mi carrera me ha quitado momentos importantes, pero me permitió llegar a lugares impensados como Africa, Egipto, Israel, Europa. No me quejo. Tengo una vida súper tranquila que es la que quiero tener...